Jengibre

JENGIBRE: PROPIEDADES Y BENEFICIOS 

¿Sabías que el jengibre es una hierba cuyo rizoma o tallo subterráneo se utiliza como un condimento y también como un medicamento?

El jengibre comúnmente se usa para el tratamiento de varios tipos de problemas estomacales, incluyendo los mareos inducidos por el movimiento, las náuseas debidas al embarazo, los cólicos, el malestar estomacal, las flatulencias o gases, la diarrea, las náuseas causadas por el tratamiento para el cáncer, los vómitos después de una cirugía y además, para la pérdida del apetito.

Propiedades del jengibre

El jengibre posee propiedades digestivas, antibacterianas, antiinflamatorias, antivirales, analgésicas, sudoríficas, aumenta la temperatura corporal, favorece la circulación sanguínea y es afrodisíaco.

Beneficios del jengibre

El jengibre contribuye a favorecer una mejor digestión, porque favorece la secreción de jugos gástricos, mejora los síntomas del reflujo gastroesofágico y elimina la pesantez posterior a una comida copiosa. Las enzimas que contiene el tallo de jengibre contribuyen a la desintegración de las proteínas permitiendo una evacuación gástrica más rápida.

Para qué sirve el jengibre

Es un anti vomitivo ideal. Su ingestión resulta uno de los mejores remedios para combatir las náuseas de diverso origen (mareo en viajes, tratamientos de quimioterapia, durante el embarazo, post-operatorios).

Su poder antibacteriano es capaz de eliminar el Helicobacter pylori, una bacteria, cuyas secreciones de amoníaco son las responsables de la aparición de muchas úlceras, especialmente la de duodeno, y de otros problemas de estómago como la gastritis. Por otra parte, es una planta capaz de neutralizar el exceso de ácido gástrico, que es otra de las causas que favorece la aparición de úlceras.

Su capacidad antibacteriana y su tolerancia a los microorganismos necesarios en la flora intestinal le permiten aumentar la riqueza de esta, eliminando microorganismos perjudiciales, como la Escherichia coli, responsable de la mayor parte de las diarreas, especialmente en los niños, y muchos casos de gastroenteritis. Al eliminar esta bacteria y otros microorganismos parásitos perjudiciales, consigue evitar la aparición de putrefacciones intestinales responsables de hinchazones abdominales y meteorismo. Los gingeroles contenidos en esta planta aumentan el peristaltismo intestinal, favoreciendo la expulsión de los excrementos.

Favorece la circulación sanguínea, por lo que el jengibre sirve para disolver los trombos de las arterias, para prevenir los ataques cardíacos, las anginas de pecho, los coágulos o la trombosis, disminuyendo además los niveles de colesterol en la sangre.

Favorece la buena circulación en las extremidades ayudando o previniendo problemas circulatorios en las mismas.

Al aumentar la circulación, favorece la regeneración de los tejidos afectados por congelación.

Se emplea contra los síntomas de la gripe, el resfriado y la sinusitis.

El jengibre contribuye a disminuir la tos, la bronquitis respiratoria y otras infecciones del tracto respiratorio que no mejoran con otros tratamientos.

Sus propiedades antivirales resultan útiles en el tratamiento del síndrome de fatiga crónica.

Comer jengibre en las comidas ayuda a reducir el dolor de enfermedades inflamatorias como la artritis, en cualquiera de sus manifestaciones.

Los valores analgésicos y antiinflamatorios del jengibre pueden ser utilizados externamente para mitigar el dolor e hinchazón que se produce en el dolor de muelas.

Remedia los casos de mal aliento y de boca seca, porque incrementa la producción de saliva.

Está considerado un buen afrodisíaco, capaz de estimular el deseo sexual y aumentar la libido.

Contribuye a eliminar cálculos en los riñones de forma rápida e indolora.

¿Cómo consumirlo?

Las principales formas de consumir jengibre son:

*Rizoma de jengibre fresco.

*En polvo como especie para cocinar.

*Cápsulas como complemento alimenticio.

¿Cómo consumirlo al cocinar?

El jengibre se utiliza en numerosas formas, incluyendo fresco, seco, en escabeche, en conserva, cristalizado, confitado, en polvo o molido, concentrado en cápsulas, aceites esenciales o tinturas.

Antes de usar la raíz se retira la piel exterior raspando con una cuchara o cuchillo poco afilado. Para utilizar la raíz se ralla con un rallador fino o se cortan a rodajas o juliana muy finas.

*En rodajas finas que luego se retiran.

*En juliana muy fina. Se cortan rodajas muy finas y luego tiras de uno o dos milímetros.

*Rallar, es la forma más común de utilizarlo. Para evitar las fibras, hay que rallar la raíz haciendo círculos en el rallador.

Se puede también consumir en:

*Batidos, zumos de frutas.

*Adobos, vinagretas.

*Pescados, carnes.

*Sopas y salsas.

*Cocina al Wok.

*Repostería, dulces.

*Infusiones.