EL SER HUMANO Y EL ARBOL

EL GERMEN DE UN FRONDOSO ÁRBOL

Cada  Alma es como una semilla, en su interior se encuentra el germen de un frondoso árbol que un día saldrá a la luz y será refugio, para el Caminante y alimento para las aves que necesiten un lugar para hacer su nido y resguardarse de las inclemencias del tiempo.

La semilla que puede parecer pequeña lleva en su interior toda la savia para hacer un hermoso árbol lleno de flores y frutos, solo necesita una tierra fértil para poder crecer con todo su vigor

La Tierra es la Matriz de toda vida alimentará y cuidara con sus nutrientes a las semillas que fueron plantadas con esmero como la madre que lleva a su retoño a la cuna, que vistió y preparó ofreciéndole un descanso tranquilo y renovador.

No descuides mis amados la palabra que sale de vuestra boca, si en cualquier momento no sabéis o no encontráis la palabra adecuada mejor es callar, si está en vuestra ley ayudar en cualquier situación en la que sea necesario hablar pedir iluminación y guía y esa luz pondrá en vuestra boca la palabra justa. Que el Amor siempre sea vuestro guía. ARIEL

                                                                                                                                                             

  Sed mensajeros del Amor y la Justicia, por el camino de la Verdad